"

Gonvarri Steel Services
Emotional Driving

Publicado el: 18/01/2017

Gonvarri Steel Services, líder en la transformación del acero y fabricante de componentes de seguridad vial, propone un innovador programa para promocionar la seguridad vial en la sociedad y las prácticas preventivas con su proyecto “Emotional Driving”.

Gonvarri

El programa Emotional Driving tiene como objetivo minimizar la siniestralidad en las carreteras. Para ello, combina elementos experienciales, la gamificación y la formación. Además es uno de los pilares del plan de movilidad de la compañía, que se lanzó a finales de 2016 y se verá consolidado a lo largo de este año.

La realización del proyecto se ha llevado a cabo con jornadas en las que se han incluido simuladores y relatos, con gamificación para fomentar la participación y mediante el uso de los canales de contribución por parte de los empleados, en estrecha colaboración con la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (AESLEME).

El proyecto se caracteriza por el deseo de hacer partícipes y convertir en protagonistas de los mensajes sobre seguridad vial a los propios empleados, quienes han dado forma a su relato a través de mensajes positivos. De esta forma los trabajadores son los principales motores de los mensajes mediante la apelación a sus creencias, valores y emociones para la conducción segura.

Para su puesta en práctica se proporciona un Kit de Seguridad Vial “Emotional Driving” compuesto por: una linterna LED, post its, un pen drive con la web serie “Emotional Driving” y el libro del mismo tema.


Juan Llovet
Director Corporativo de Comunicación y Sostenibilidad

¿Cuáles son las principales características de la campaña Emotional Driving?

Emotional Driving es el programa de seguridad vial creado por Gonvarri que trabaja para contribuir en la reducción de los accidentes de tráfico. El principal valor diferencial de esta campaña es la concienciación de la seguridad vial a través del fomento de las motivaciones positivas.

Se trata de una campaña que busca transmitir un mensaje mediante diferentes canales para que el destinatario interiorice de manera emocional y racional la importancia de una conducción responsable y segura; mediante roadshows, conferencias de diferentes personas envueltas de una u otra forma en accidentes de tráfico, experiencias gracias a simuladores que emulan accidentes de tráfico y la conducción bajo los efectos del alcohol, el libro “Reflexiones para entender la seguridad vial con optimismo”, la webserie que cuenta con cuatro episodios de superación personal, las redes sociales  o incluso una App móvil que aglutina todo lo anteriormente citado.

 

¿Considera que ha influido en la acogida del proyecto combinar el mensaje emocional y el racional?

Sí, es más, ha sido una de las principales estrategias de Emotional Driving. Gracias a la combinación de acciones e iniciativas que apelan tanto a lo emocional como a lo racional, hemos sido capaces de concienciar a nuestros empleados en materia de seguridad vial.

 

¿Se ha reflejado en la cultura corporativa de los empleados su participación en el proyecto?

Sin lugar a dudas. Una encuesta en la que participaron más de 1.000 empleados de España, Argentina, Colombia y México que tuvieron la oportunidad de conocer Emotional Driving arroja que el 90% de ellos considera que este tipo de acciones ayuda a reforzar la concienciación en seguridad vial. 1 de cada 3 manifiesta que la experiencia vivida en el evento les ha influido positivamente al conducir haciendo que ahora sean más prudentes. Estos datos son positivos, sobre todo teniendo en cuenta que más del 68% de los preguntados se traslada al trabajo en automóvil.

 

¿Cómo se ha conseguido superar la barrera digital de la plantilla para acceder al proyecto?

La barrera digital la hemos superado gracias al desarrollo de la App de Emotional Driving, a su web y a las redes sociales. Estas tres herramientas han dotado al proyecto de una dimensión 2.0, dotándolo de mayor dinamismo y facilitando a los empleados el acceso a los contenidos respectivos a Emotional Driving en cualquier lugar y momento: webserie, libro, información adicional…

 

El libro ha llegado a la feria del libro de Madrid y se ha traducido a cuatro idiomas ¿Consideran que este proyecto se ha convertido en referente para otras empresas?

La publicación del libro “Reflexiones para entender la seguridad vial con optimismo” y su consiguiente presentación en la feria del libro de Madrid han sido dos acciones muy interesantes y efectivas para la transmisión de valores motivacionales en materia de seguridad vial, no solo hacia los empleados de la empresa sino para todo aquel que esté interesado en este tema. Tanto es así que, como bien dices, se ha traducido al inglés, portugués, ruso y alemán, lo cual habla por sí solo de la buena acogida del libro.Gracias al éxito del libro y a la eficacia de las demás iniciativas llevadas a cabo, hemos atraído la atención de diferentes empresas interesadas en el proyecto.

 

Tras este éxito ¿cuáles son los siguientes pasos a seguir?

2017 va a ser un gran año para Emotional Driving. Hasta la fecha hemos construido una base sólida y a lo largo del presente ejercicio queremos seguir exportando el proyecto a otros países y, más importante aún, alcanzar nuevos públicos: niños y jóvenes, es decir, los futuros conductores.A finales del 2016 lanzamos la campaña “La seguridad vial también es cosa de niños”. Para ello, reunimos a varios empleados con sus hijos para hacer una dinámica en la cual animamos a los niños a grabar un mensaje motivacional y positivo que incentivara la conducción responsable en sus padres. El lanzamiento de la campaña coincidió con la Navidad, fechas familiares en las que se registran gran número de desplazamientos.

Esta pieza, además de apelar a las emociones, supone la semilla de la última iniciativa de Emotional Driving que, ya como un programa estructurado, amplía su target y aspira a concienciar a los más jóvenes. Comenzando por colegios de la Comunidad de Madrid y junto a AESLEME, Emotional Driving School llegará los más jóvenes, reforzando una asignatura aún pendiente en las escuelas: la educación vial.