Fundación Ópera De Oviedo

Publicado el: 06/10/2021

Temporada de Ópera de Oviedo: cultura segura

""""""""""""

La Fundación Ópera de Oviedo es una entidad privada sin ánimo de lucro la cual tiene como objetivo principal promover y apoyar la cultura, así como conseguir que la temporada lírica sea cada vez más abierta y accesible para todos los públicos.

Concretamente, sus fines fundacionales son: promover, organizar, apoyar, auxiliar y financiar dentro del ámbito de sus posibilidades el Festival o Temporada de Ópera de Oviedo. Además podrá contribuir, sin finalidad de lucro, al fomento, desarrollo y divulgación de las artes escénicas en general y, en particular, las relacionadas con el mundo de la lírica, la danza y el ballet.

El sector cultural ha sido de los más castigados durante la pandemia, siendo uno de los primeros en clausurar y de los últimos en retomar su actividad.

La Fundación Ópera de Oviedo, ya en marzo de 2020, se propuso llevar a cabo la actividad con el fin de cumplir con sus objetivos programados y evitar la pérdida de empleo de sus trabajadores, priorizando por supuesto la seguridad de todo el equipo y de los espectadores.

La temporada arrancaba, tal y como estaba previsto, el 4 de septiembre de 2020. No fue tarea fácil, la Fundación se vio obligada a pautar distintos protocolos de actuación con el objetivo de minimizar la posibilidad de contagio, entre los asistentes al espectáculo, los trabajadores de la oficina y del teatro (sastras, técnicos, maquilladoras y peluqueras...) y los propios artistas.

El protocolo de seguridad consistió en el uso obligatorio de gel de manos y mascarilla para todos los trabajadores, incluido el Coro y los músicos de la orquesta (salvo los de viento); control de temperatura a todos los trabajadores del teatro (técnicos y artistas); colocación de mamparas en el foso (que acogió un número reducido de músicos con el fin de mantener la distancia de seguridad), y en el departamento de sastrería (que en el momento de manipulación de ropa usada también utilizó guantes), y todos los trabajadores y artistas del Teatro fueron sometidos a pruebas serológicas y PCR al comienzo de cada producción.

La ópera se reanudó con una limitación de aforo de 600 localidades, es decir, un 43% de su capacidad máxima. Lo cual obligó a la Fundación a ampliar el número de funciones por cada título con el objeto de poder reubicar a todos sus abonados cumpliendo con las medidas de seguridad indicadas por las autoridades. El uso de mascarilla fue también obligatorio entre el público asistente, además de gel de manos y entradas y salidas ESCALONADAS organizadas por diferentes puertas según su ubicación de asiento.

La 73 temporada de la Ópera de Oviedo arrancó con un programa doble: "L´heure espagnole", de Maurice Ravel, y "Les mamelles de Tirésias", de Francis Poulenc. En octubre llegó al Campoamor "I Puritani" de Vincenzo Bellini. En noviembre estaba prevista una de las óperas más icónicas del repertorio, "Madama Butterfly", obra de Giacomo Puccini. Durante el mes de noviembre, el Gobierno del Principado de Asturias obligó a suspender todos los espectáculos, por lo que la Ópera de Oviedo, decidida a salvar todas las representaciones, retrasó el estreno del título hasta en dos ocasiones, pasando a representar las funciones de "Madama Butterfly" en el mes de diciembre, solapándose con el título previsto para dicho mes: "Fidelio" de Beethoven. Esta situación obligó a afrontar un gran esfuerzo: representar en el Teatro Campoamor once funciones de dos títulos diferentes en tan solo doce días.

Los cambios de fechas supusieron que la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias que debía poner música a 'Madama Butterfly', se cayese de las representaciones, ocupando su lugar la orquesta Oviedo Filarmonía, que asumió las once representaciones.

El último título de la temporada, "Pescadores de perlas", de Bizet, también se vio afectado por las restricciones del momento. Los cierres perimetrales de las principales ciudades asturianas supusieron importantes pérdidas económicas, dado que muchos espectadores procedían de dichas urbes.

El 6 de febrero de 2021, contra todo pronóstico, concluía la 73 Temporada de la Ópera de Oviedo convirtiéndose en una de las pocas casas de ópera en el mundo que había conseguido mantener la actividad durante la pandemia sin cancelar ningún contrato y cumpliendo con sus principales objetivos de promoción y difusión de la cultura.