"

Contesta Teleservicios

Publicado el: 20/02/2018
Contesta Teleservicios 1Contesta Teleservicios 2

Contesta Teleservicios, empresa dedicada a la generación de alto valor añadido, propone como Buena Práctica el fomento de la satisfacción a través de la colaboración de los trabajadores. Se pretende implantar una sistemática que permita mejorar, de manera constante, los factores psicosociales a través de la creación de un equipo que lidere la colaboración de todos los agentes. Ésta debe mejorar el bienestar físico, mental y social de todos los empleados y de la entidad en general.

A grandes rasgos, la empresa pretende que, a corto plazo, los empleados perciban el interés de la empresa, por lo que se muestren más participativos e involucrados con el trabajo. A medio plazo, debe llevarse a la práctica la idea de integrar la prevención dentro de la empresa a todos los niveles jerárquicos y, como resultado, la empresa debe registrar menos bajas no laborales de corta duración. Por último, a largo plazo el objetivo es implantar entre todos los trabajadores el bienestar mental, la participación plena, la motivación y una actitud positiva.

La actividad se organiza mediante tres frases. En primer lugar, es necesaria la valoración de la situación y el debido análisis de ésta. Para ello, se realiza a los trabajadores el test psicosocial del INSHT junto con la comunicación de los resultados a la dirección de la empresa. A partir de este momento, se plantea una actuación específica. En segundo lugar, es necesaria la creación de un equipo experto en materia psicosocial. Son los denominados Interlocutores Psicosociales (IP), la función de los cuales es realizar reuniones mensuales con el Responsable de su campaña para hacer seguimiento de las ideas que los agentes han planteado. La última fase consiste en el seguimiento de la actividad. Para ello, el Responsable de la campaña se reúne mensualmente con el Interlocutor Psicosocial correspondiente para debatir sobre las ideas planteadas por los agentes.

Los resultados obtenidos mediante la buena práctica son cuantificables a través de los índices de seguimiento: por un lado, la participación de los agentes en este proyecto (medible a través de una plataforma informática específica) y, por otro, el número de ideas planteadas que se llevan a cabo.